Almas Víctimas: Los riñones del mundo

 

Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por ustedes, y completo lo que falta a las tribulaciones de Cristo en mi carne, en favor de su cuerpo, que es la Iglesia.

(Colosenses 1,24)

 

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas