Chicharito y los ataques de Hugo Sánchez

 

En nuestro tiempo, el precio que hay que pagar por la fidelidad al Evangelio ya no es ser ahorcado, descoyuntado y descuartizado, sino que a menudo implica ser excluido, ridiculizado o parodiado. Y, sin embargo, la Iglesia no puede sustraerse a la misión de anunciar a Cristo y su Evangelio como verdad salvadora y fundamento de una sociedad justa y humana

(Benedicto XVI)

 

 

Aquí está el programa donde se dieron dichas declaraciones