Cuando abusan de tu generosidad

Jean Valjean, mi hermano, ya no le perteneces al Maligno, con esta plata he comprado tu alma para arrancarte del miedo y del odio, y llevarte de vuelta hacia Dios.

(Les Misérables, 1998)