Déjame, SEÑOR, consolarte – San Luis de Monfort & Sta. Teresa de Lisieux

hOJESUS .

¡Lejos están de Cristo Crucificado los que sufren orgullosamente, los sabios según el siglo, los grandes genios y espíritus agudos, henchidos y engreídos de sus propias luces y talentos! ¡Lejos de Él los grandes charlatanes, que aman mucho el ruido, sin otro fruto que la vanidad! ¡Lejos de Él los devotos orgullosos, que hacen resonar en todas partes del orgulloso lucifer el “En cuanto a mí, no soy como los demás”. Lejos los que no pueden soportar que los censuren, sin excusarse; que los ataquen, sin defenderse; que los humillen, sin ensalzarse!

(San Luís Grignion de Montfort)

 

Cuando no se nos comprende o se nos juzga desfavorablemente, ¿para qué defendernos o dar explicaciones? Dejémoslo pasar, no digamos nada, ¡es tan bueno no decir nada, dejarse juzgar, digan lo que digan…! En el Evangelio no vemos que María haya dado explicaciones cuando su hermana la acusaba de estarse a los pies de Jesús sin hacer nada. No dijo: «¡Si supieras, Marta, lo feliz que soy, si escucharas las palabras que yo escucho! Además, es Jesús quien me ha dicho que me esté aquí». No, prefirió callarse. ¡Venturoso silencio, que da al alma tanta paz!…

…Los grandes santos trabajaron por la gloria de Dios, pero yo, que no soy más que un alma muy pequeña, sólo trabajo por complacerle, y me sentiría feliz de soportar los mayores sufrimientos aunque sólo fuese para hacerle sonreír una sola vez.

(Santa Teresa del Niño Jesús)

 

PARA DESCARGAR EL AUDIO, LETRA Y ACORDES DEL CANTO: [AQUÍ]