Desequilibrados defendiendo la Doctrina

 

Muchos quieren defender la Doctrina, no tanto por amor y fidelidad a la Doctrina, sino porque necesitan una afirmación psicológica que les de la calma emocional de sentirse buenos, perfectos, infalibles, ganadores, victoriosos.