Deslealtad de Evangélicos y Católicos

No sólo debemos ser creyentes, hay que ser creíbles. El Evangelio que se anuncia con la boca, y no con la vida, siempre estará incompleto. Todos somos frágiles, por ende todos podemos caer en deslealtades a DIOS y al prójimo. Pero lo que un creyente jamás debe hacer, es justificar la deslealtad, sino antes bien arrepentirse y seguir en la lucha de ser testimonios de CRISTO no sólo con la palabra, sino con la coherencia de vida.

 

DICHO PASTOR ME HIZO UNA RESPUESTA A ESTE VÍDEO, AQUÍ MI RESPUESTA: