Cuando el crecimiento económico está por encima del crecimiento en la fe

Dinero y DIOS Iglesia

 

Este fue un breve comentario que realicé antes de la charla “Aprendiendo a orar con Benedicto XVI” a raíz del testimonio de una señora que durante el retiro mencionó cómo una niña quería asistir y sus padres por cuestión de trabajo no la pudieron llevar. Aclaro que los contenidos que yo impartí fueron para los adultos, los niños por separado tuvieron una catequesis adecuada a su edad.

 

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas