El Ladrón Arrepentido: Modelo para el Católico

“Me preguntan qué hizo tan grande para merecer el paraíso inmediatamente después de su muerte. ¿Quieren que les resuma sus títulos? Cuando Pedro renegaba de su maestro, él lo confesaba sobre la cruz. El primero no puede soportar las amenazas de una pequeña sirvienta y el ladrón en el patíbulo rodeado de un pueblo que blasfemaba, proclama lo que su alma ve con los ojos de la fe: ¡La divinidad del Rey del Cielo!”
(San Juan Crisóstomo)