¡Gracias, Mike Fernandez, por ser compasivo con los inmigrantes!

 

Una vez alguien me preguntó que por qué cuando hablaba de las posiciones políticas de los cubanos en Estados Unidos siempre tenía que hacer la distinción entre los cubanos antiinmigrantes, o indiferentes al sufrimiento de los inmigrantes indocumentados, y los cubanos que son compasivos y solidarios con estos hermanos sufrientes. Y mi respuesta es, porque me interesa que esos cubanos compasivo birllen, y nada mejor para brillar que presentar los contrastes.

Pues bien, en esa misma tónica dejo este vídeo de agradecimiento a Mike Fernandez por el gesto que está teniendo en defensa de los inmigrantes indocumentados ante la persecución y criminalización generalizada que sufren por parte del gobierno de Donald Trump.

El website de la iniciativa de Mike en favor de los inmigrantes indocumentados:

https://impacfund.org/

Aquí una entrevista donde cuenta parte de su testimonio, y en donde muestra un corazón generoso, compasivo, sensible a la realidad de los inmigrantes indocumentados.

En esta otra entrevista es donde me enteré de su apoyo a Hillary, pero como verán, la consideraba una mal, no se está afiliando a los demócratas, pero aún así, yo no puedo estar de acuerdo que la haya apoyado, habiendo un partido, que aunque pequeño, con el potencial de generar una política verdaderamente acorde al derecho natural, me refiero al American Solidarity Party, aunque no sé si él conocía de este partido.

Quiero resaltar de esta entrevista también, la parte donde demuestra una concepción MUY CRISTIANA de la caridad. Esa parte que busca hacer el bien con bajo perfil, y hacerlo con prioridad a los que sabe que NUNCA le podrán pagar.

Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; porque ellos, a su vez, te invitarán, y así quedarás ya recompensado. Al contrario, cuando tú des un banquete, invita a los pobres, los inválidos, los cojos y los ciegos; y serás feliz. Pues ellos no te pueden pagar, pero tú tendrás tu recompensa el día en que los justos resuciten. 

(Lc 14,12-14)