Gracias, SEÑOR, por permitirme servirte en Miami

Comunicado

El próximo 16 de Octubre dejaré posiblemente para no volver la ciudad de Miami. Como saben, estaré misionando en algunos estados del país, para posteriormente salir al continente asiático a anunciar el Evangelio.

Digo “posiblemente”, porque he aprendido en todo este tiempo misionando, que un misionero debe tener los objetivos claros, discernidos a la luz de la oración, de la dirección espiritual y de la vida sacramental, pero al mismo tiempo siempre abierto a cualquier modificación que pida el SEÑOR. Al final, el misionero no se pertenece así mismo, su salario es y debe ser siempre hacer la Voluntad de DIOS como Él quiera, donde Él quiera, cuando Él quiera. Es aquí donde al misionero le favorece ser pobre, pues ir ligero de equipaje le da la oportunidad de estar disponible en todo tiempo.

En fin, no quiero hacer un recuento de lo vivido en esta ciudad que en las dos etapas en las que viví aquí, se llevaron poco más de siete años de mi vida. Quiero más bien orar por la ciudad y sus ciudadanos:

Gracias mi SEÑOR por darme el privilegio de servirte, aunque muy indigna y pobremente en estas tierras del sur de la Florida.

Te pido por cada inmigrante de la ciudad de Homestead y sus alrededores. Por cada una de las familias que ha sufrido deportaciones de familiares o cualquier dolor o padecimiento que trae el ser indocumentado. Sigue dándoles la sencillez y docilidad a tu Palabra, así como la profunda generosidad en medio de su pobreza.

Te pido por los que trabajan en la industria de los medios de comunicación seculares, el entretenimiento, turismo, moda, etc… Tú sabes que muchos están profundamente perdidos porque sobran los que les aplauden con burda adulación, así como los que los apuntan y juzgan sin hacer nada concreto por ir a rescatarles y acompañarles en un discernimiento santo que logre hacerles ver cómo es que Tú quieres que usen los talentos que Tú les has dado. Desde ya te pongo en tus manos a los que se abrieron a tu mensaje y han perseverado, a los que recayeron, a los que se cerraron, a los que mi pobre trabajo no pudo alcanzar, que evidentemente son la mayoría.

Bendice también al Arzobispo y su Obispo Auxiliar, a cada parroquia de la Arquidiócesis de Miami, a cada sacerdote, pero en especial a los que fueron para mí modelos de santidad. Tú sabes cómo son perseguidos e incomprendidos por los que quieren un Evangelio políticamente correcto, cómodo y relativista. No los abandones.

No me cabe duda que hay tanto por hacer en Miami, pero me voy tranquilo al ver pocas almas, pero profundamente comprometidas en la vocación a la santidad. Te pido para que fortalezcas a cada una de esas almas según sea el estado de vida a las que les has llamado. Pero en especial, te pido por los matrimonios… ¡SEÑOR, levanta matrimonios con un profundo amor oblativo! ¡Urgen matrimonios y familias santas!

Finalmente te pido por cada autoridad civil. Dales el coraje necesario para defender la verdad en todas las áreas de las que son responsables. No les permitas que se vendan ni por ideologías, ni por fama, y mucho menos por dinero.

SEÑOR, te pido disculpas por lo que dejé de hacer, por lo que hice mal. Remedia mis faltas infundiendo un soplo de tu ESPÍRITU en cada lugar del sur de la Florida. Amén.

christian

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas