La Misericordia en la familia

Para aprender amar no hay que amarse primero a uno mismo, ni siquiera salir a amar al prójimo, sino primordialmente se necesita dejarnos amor por DIOS, y dejarse amar por DIOS es siempre entrar en contacto profundo con su Misericordia.

 

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas