Las Armas de los Consagrados

En el año 2014 publiqué un artículo dando a conocer una nueva producción musical sobre los textos de Santa Teresa de Lisieux:

“FAMOSAS CANTANTES GRABAN LAS POESÍAS DE SANTA TERESA DE LISIEUX”

En dicho material discográfico fue que escuché por primera vez la musicalización de una de las poesías de Teresa que más cariño le tengo: “Mis Armas”

Desafortunadamente no he encontrado ninguna composición de esa poesía en español, ni en portugués, ni en inglés, que son los idiomas que logro entender, y de vez en cuando sigo haciendo búsquedas en las diferentes tiendas de música digital, en Youtube, pero nada. No he encontrado nada.

Pero ayer se me ocurrió buscar en francés, que pese a que no lo entiendo, mis estudios de latín y griego koiné me ayudan para medio entender algo del francés, dado que este es lengua romance, es decir, nacido del latín y el griego. Además, aunque no entendiera nada, me ayuda el ejercicio de escucharlo porque es la lengua natal de Santa Teresa de Lisieux, y escuchar a una mujer cantar sus poesías me sugiere imaginármela a la misma Teresa cantando.

Pues bien, el resultado fue interesante. Varias versiones musicalizadas de dicha poesía, que se las dejo al final del artículo. De momento quiero reparar precisamente en el texto original de la poesía de Teresa, pues es una invitación a los consagrados a entender que las armas que tienen para dar la pelea es precisamente la fidelidad a sus votos, a los benditos consejos evangélicos (Pobreza, Castidad y Obediencia). Es más, me atrevería a decir que no sólo son armas de los consagrados, pues los laicos, aunque no hagamos votos de ellos, me pregunto ¿quién nos impide vivirlos igual o hasta con más radicalidad de como lo viven actualmente muchos consagrados? Les dejo el texto de la poesía de Santa Teresa de Lisieux:

“MIS ARMAS”

Vestí las armas del Omnipotente,
y su mano divina me adornó.
Nada me hará temer en adelante,
¿quién podrá separarme de su amor?
A su lado, lanzándome al combate,
ya ni al fuego ni al hierro temeré.

Sabrán mis enemigos que soy reina,
que esposa soy de un Dios.
Guardaré la armadura que me ciño,
Jesús, ante tus ojos adorados,
y hasta la última tarde del destierro
serán mis votos mi mejor adorno.

Eres tú, ¡oh Pobreza!,
mi primer sacrificio,
te llevará conmigo hasta la muerte.
Sé que el atleta, puesto en el estadio,
para correr de todo se despoja.
Gustad, mundanos, vuestra angustia y pena,
de vuestra vanidad amargos frutos;
yo, jubilosa, alcanzaré en la arena de la pobreza
las triunfales palmas.
Jesús dijo que
«por la violencia el reino de los cielos se conquista».
Me servirá de lanza la pobreza, y de glorioso casco.

Hermana de los ángeles victoriosos
y puros la Castidad me hace.
Formar espero un día en sus falanges;
mas debo en el destierro
como lucharon ellos luchar yo.
Luchar continuamente, sin descanso ni tregua,
por mi Esposo adorado, el Señor de los señores.
Porque es la castidad celeste espada
que puede conquistarle corazones.
La castidad será mi arma invencible,
con ella venceré a mis enemigos.
Por ella llego a ser, ¡oh inefable ventura!,
la esposa de Jesús.

En medio de la luz gritó, orgulloso, el ángel:
«¡Nunca obedeceré… !»
En medio de la noche de la tierra yo grito:
«¡Siempre obedeceré!»
Siento nacer en mí una divina audacia,
al furor del infierno desafío.
Y es mi fuerte coraza
y de mi corazón escudo fuerte, la Obediencia.
¡Oh mi Dios vencedor!, no ambiciono otra gloria
que la de someter mi voluntad en todo,
pues será el obediente quien cantará victoria
en el descanso de la eternidad.

Si tengo del guerrero las poderosas armas
y le imito luchando bravamente,
quiero también como graciosa virgen
cantar mientras combato.
Tú haces vibrar las cuerdas de tu lira,
¡y es tu lira, Jesús, mi corazón!
Por eso, cantar puedo
la fuerza y la dulzura de tus misericordias.
Sonriendo, yo afronto la metralla,
y en tus brazos, cantando,
¡oh divino Esposo, mi divino Esposo!,
moriré sobre el campo de batalla,
¡las armas en la mano!

 

Ahora sí, a continuación les dejo los vídeos de las diferentes versiones…

La primera es precisamente la que grabaron estas cantantes seculares del artículo que ya les compartí. Resalto la musicalización combativa que le pusieron. Como de esas canciones para escucharlas corriendo o trotando y mirando el horizonte…
(Busqué el track original que suelen subir las disqueras a youtube y no lo he encontrado, sólo este vídeoclip que alguien hizo con el canto e imágenes de la película de Santa Juana de Arco. Santa que admiraba mucho Teresa. Quién dijera que ahora las dos son las patronas de Francia)

Aquí una grabación casera de una de sus presentaciones…

La segunda versión que encontré es exactamente la misma composición pero cantada por la hermana Agathe. Desde mi punto de vista mejoró la original, al menos en dicción y sobretodo entendiendo que quien la canta es alguien que ha hecho precisamente los votos de Pobreza, Castidad y Obediencia. ¡Simplemente exquisita le quedó!

La tercera versión que encontré es de estas consagradas de la Familia religiosa  Marie-Jeunesse. Ya es un versión distinta tanto en letra y música, pero siempre basada en el poema de Santa Teresa de Lisieux. También en este caso es especial por ser consagradas quienes la compusieron y la cantan:

La cuarta versión también es exquisita en voz y música. También totalmente diferente a las que hasta ahora les he compartido. En este caso es una laica llamada Mathilde Lemaire:

Finalmente la única versión es la que menos me gustó. Me da pena porque este compositor y cantante ha musicalizado muchísimos textos de Santa Teresa de Lisieux, pero hay algo que no termino haciendo “click” del todo en sus composiciones. De cualquier forma se las comparto:

¡Oremos para que nuestros consagrados vivan con RADICALIDAD y FIDELIDAD los consejos evangélicos que tomaron a manera de votos… pues de eso depende mucho la renovación de la vida consagrada y de la propia Iglesia! …aunque ya lo saben laicos, no teman a vivirlos, aunque no estemos obligados como los consagrados. Tener estas armas en contra del Mundo, el Demonio y la Carne es un regalo que da verdadera libertad de espíritu.

DIOS les bendiga.

ALGUNOS DE LOS CANTOS QUE YO HE COMPUESTO CON ESCRITOS DE SANTA TERESA DE LISIEUX:

¡Gracias por tus donaciones!


Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, null given in /home/semperf3/public_html/wp-content/themes/graphene/inc/plugins.php on line 92