No renunciamos al pecado por miedo al infierno

“Llamamos Ejercicios Espirituales a los diversos modos de prepararse el alma para desembarazarse de todo afecto desordenado, y una vez quitados estos, de buscar y encontrar la Voluntad de Dios disponiendo nuestra vida  para la salvación de nuestra alma”
(San Ignacio de Loyola)

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas