“Pobres tendrán siempre”

Porque pobres siempre tendrán con ustedes
(Jn 12,8)