Protestante Catolico-fóbico, discúlpame por necesitar de María y los Santos

Cuando el odio a la Iglesia Católica y su doctrina es tan alto, debemos entender que los argumentos intelectuales, el sentido común y hasta el mismo silencio puede ser insuficientes medios para apagar dicho odio, por ende, quizá en algunos casos toque con ironía sobar el ego, la vanidad del catolico-fóbico, porque en definitiva su objetivo más que proclamar la verdad, es sentirse vencedor, el baluarte de la verdad, en suma, alimentar su ego y vanidad.

PARA PROFUNDIZAR:

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas