¡Qué más necesita hacer DIOS para que entendamos!

Imagen: James Tissot

 

Que el amor fraterno perdure. No olviden la hospitalidad; gracias a ella, algunos, sin saberlo, hospedaron a ángeles. Acuérdense de los presos, como si estuvieran presos con ellos, y de los que son maltratados, pensando que también ustedes tienen un cuerpo.
Tengan todos en gran respeto el matrimonio, y el lecho conyugal sea sin mancha; que a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios.
No sean amantes del dinero en su conducta; conténtense con lo que tienen, pues él ha dicho:
No te dejaré ni te abandonaré; de modo que podemos decir confiados: El Señor es mi ayuda; no temeré. ¿Qué puede hacerme un hombre?
Acuérdense de sus guías, que les anunciaron la palabra de Dios y, considerando el desenlace de su vida, imiten su fe. Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y por los siglos. No se dejen seducir por doctrinas diversas y extrañas.

(Heb 13,1–9)

 

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas