Si CRISTO es mi esposo, no se teme el martirio | Santa Teresa de Lisieux

Fue en el año 1997 donde me topé con la producción de mis hermanos de Jésed “Corazón de Arpa”. Era un CD (bueno en ese tiempo era todavía cassette) dedicado a Santa Teresa de Lisieux. Los cantos, eran básicamente musicalización de varios de los textos de la entonces recién nombrada Doctora de la Iglesia por el Papa Juan Pablo II.

Varios cantos me impactaron porque por ese tiempo estaba comenzando a leer la autobiografía de Santa Teresa de Lisieux, pero desconocía sus cartas, oraciones, poesías. Hubo uno de los cantos, que pese a que está en femenino, me impactó por ser una hermosa meditación del matrimonio espiritual que el SEÑOR quiere tener con todos. Sí, con hombres y mujeres, porque este matrimonio excede el matrimonio terrenal que tenemos entre hombres y mujeres, y que desde luego es bueno y santo, pero demasiado limitado en comparación del matrimonio espiritual. En fin, el canto me impactó tanto, que por esos días, también estaba aprendiendo guitarra con un seminarista, y dado que la canción es arpegiada, dejé de aprender ritmos rasgados, y le pedí a mi amigo que me enseñara a arpegiar con el fin de tocar esa canción. (Nunca creí que más del 90% de mis propios cantos desde entonces serían arpegiados). La canción es la siguiente:

“CRISTO ES MI PROMETIDO”

Aquí una versión acústica del mismo canto:

Comencé a meterme en los escritos de Santa Teresa de Lisieux hasta que di con el texto que sirvió de inspiración para este canto. Es un poco tonto, porque yo conozco a su compositor, Federico Carranza (Papá) y bien le pude haber preguntado dicha información, y haberme ahorrado la búsqueda. En fin, el canto está basado en una poesía que Teresa escribió en honor a Santa Inés, aquella muchachita virgen y mártir de los primeros siglos, y es entonces cuando entiendes que el amor SIEMPRE es martirial. Sea martirio interior o exterior, o los dos juntos.

El poema que Teresa escribe en labios de Santa Inés era como la declaración que he puesto como título: “Si CRISTO es mi esposo, no se le teme al martirio”. Y es que la misma Teresa después dirá que el fruto del amor es el abandono. Cuando te abandonas del todo en el TODO -parafraseando a San Juan de la Cruz-, es entonces cuando se pierde todo miedo. Es como decirle al agresor: “¿Quieres matarme? Si ya he muerto voluntariamente. ¿Quieres robarme? Si ya lo he entregado todo voluntariamente. ¿Dime por qué he de tener miedo?”. Es por eso que Santos como San Francisco de Asís exultaban de gozo diciendo: “¡Ya no necesito más! Tengo a Cristo pobre y crucificado”. Que teman los victoriosos de la derrota, que teman los que hoy tienen de un día no tener, que teman los que ganan de un día perder.

Pues bien, retomando el tema musical, ayer me tope con una hermosa producción similar a la de “Corazón de Arpa” de Jésed, pero esta hecha por Mathilde Lemaire, es una producción francesa, yo no sé francés, pero el saber español y tener estudios en latín y griego koiné me da para intuir mucho de las letras, ya que el francés es lengua romance. Y fue entonces que me topé en esta producción con una composición ¡de esta misma poesía! Se han hecho muchos materiales musicales de Teresa, pero generalmente toman más o menos los mismos escritos, y nunca me había topado con alguna producción que rescatara esta poesía en particular, salvo la versión de Jésed. Además, casi deliro porque la musicalización es sencilla, hermosa, y usa uno de mis instrumentos favoritos: el Er-Hu, o algún instrumento o sintetizador con sonido semejante a este instrumento chino. De la voz de Mathilde Lemaire, ni que decir, ¡Es hermosa! Se los comparto:

“LES RÉPONS DE SAINT AGNÈS”

Les dejo finalmente la poesía original -traducida al español- de Santa Teresa de Lisieux:

“RESPONSORIO DE SANTA INÉS”

Cristo es mi amor, él es toda mi vida,
él es el prometido que enamora mis ojos.
Oigo vibrar la nota melodiosa
de su armonía suave.

Engalanó mi mano con perlas nunca vistas
y colgó de mi cuello collares de gran precio.
Los diamantes preciosos que veis en mis orejas
regalo son de Cristo.

Estoy toda adornada de rica pedrería
y fulgura en mi dedo el anillo nupcial.
El quiso recubrir de perlas luminosas
mi manto virginal.

Yo soy la prometida de aquel a quien los ángeles,
temblando, servirán eternamente,
cuya alabanza cantan sol y luna
y su belleza admiran.

Es el cielo su imperio y su ser es divino.
Una virgen por madre escogió aquí en la tierra.
Su padre es el Dios vivo
que no tiene principio y es espíritu puro.

Cuando amo a Cristo y cuando yo le toco,
se hace mi corazón más puro y limpio
y me vuelvo más casta.
El beso de su boca
me da el dulce tesoro de la virginidad.

Sobre mi frente ha impreso ya su sello,
a fin de que otro amante no se acerque ya a mí.
Mi amable Rey sostiene con su divina gracia
mi débil corazón.

De su sangre preciosa me siento empurpurada,
y gusto ya en mi alma las delicias del cielo.
De sus labios sagrados recojo leche y miel.

A nada tengo miedo, ni al hierro ni a las llamas,
nada turbar ya puede mi inexpresable paz.
Y este amor, cuyo fuego el alma me consume,
nunca se apagará…

 

P.D.
Les comparto aquél artículo que escribí por el 2014 cuando se sacó otra buena producción francesa sobre los escritos de Teresa, aunque aquí lo rescatable es lo musical, pues las intérpretes al ser cantantes seculares muestran hasta una sensualidad que está muy lejos de lo que fue Teresa. Pero bueno, al final, la producción discográfica me parece buena.

ALGUNOS DE LOS CANTOS QUE YO HE COMPUESTO CON ESCRITOS DE SANTA TERESA DE LISIEUX:

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas