Una atea me ayudó a saber contemplar un Crucifijo – P. Norberto López, OSB

Imagen: Giorgio Vasari

Imagen: Giorgio Vasari

.

Antes de compartirles la anécdota del Monje Benedicto, Padre Norberto López con la atea, reflexionemos:

¡Hoy estorban los crucifijos!

Muchos los quitan o no los quieren ver para no evidenciar su mediocridad espiritual. Resulta más fácil y cómodo esconderse en la afirmación:

Lo importantes es Jesús resucitado…

Y es cierto, como dice San Pablo:

Si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe ( 1Cor 15,14) 

Perono olvidemos que hasta el mismo SEÑOR quiso retener en su cuerpo RESUCITADO (y por ende supuesto en teoría a no tener llaga alguna) las heridas de los clavos y el costado…

¡En JESÚS resucitado se confirma el Misterio de la Cruz!

Es el mismo San Pablo quien dice:

…predicamos a Cristo crucificado. Esto les resulta ofensivo a los judíos, y tontería a los paganos. 

( 1Cor 1,23)

Hoy hay ideologías como el Feng Shui o la New Age que dicen que tener un crucifijo en la habitación hace daño…

Sí, hoy un crucifijo hace daño, pero a los que son dioses de sí mismos, a los narcisistas (porque eso sí, los espejos están por todos lados), a los que son cobardes en examinar su conciencia, a los que por ende, se cierran al amor misericordioso de CRISTO crucificado, o a aquellos creyentes que creen ya haber profundizado los suficiente en el misterio redentor de nuestro SEÑOR…

Pero ¡Atención!.. un crucifijo NO es un amuleto, sino un sacramental… Seguro vendrán varios hermanos protestantes o evangélicos atacando. Para ellos un consejo: Profundicen en la diferencia de adorar y venerar, en la diferencia entre imagen e ídolo, y de pasada miren sus redes sociales cuantas fotografías de ustedes mismos tienen, en especial de esas llamadas “Selfies”… A buen entendedor, pocas palabras.

Pongamos crucifijos en cada habitación, en toda la casa, pero buenos crucifijos, realistas, que hoy mucho del arte religioso más que dar devoción, se la quitan a uno.

Pongámoslo pero no de adorno, besémosle y pasemos tiempo contemplándolo con reverencia, verás como se nutre tu fe y amor por CRISTO.

¡No nos acostumbremos a ver a JESÚS crucificado!

.

.

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas