DIOS no necesita ¡Ha querido necesitar!

“El eros forma parte del corazón de Dios: el Todopoderoso espera el ‘sí’ de sus criaturas como un joven esposo el de su esposa.”

(Benedicto XVI)

¡Gracias por tus donaciones!