Estar a los pies del Divino Futbolista

 

Cuando azota la tormenta sobre la Iglesia, hay que estar a los pies del Divino Futbolista para no encharcarnos, ni para tomar más velocidad de la necesaria.

 

¡Gracias por tus donaciones!