Lo más grave no es pecar…

Imagen: Peter Paul Rubens

 

Pecar es terrible, pero mucho más terrible es rechazar las gracias que Dios nos envía para arrepentirnos y darnos su perdón.

 

(San Juan María Vianney) 

 

¡Gracias por tus donaciones!