Los menospreciados vencerán la industria de la Pornografía

Al acercarnos a las personas que sufren, ellas nos revelan nuestro dolor y nuestro corazón roto. No somos una elite. Necesitamos ayuda. Necesitamos la ayuda de Jesús y de hermanas y hermanos en comunidad; necesitamos hablar a corazones sabios, atentos y compasivos que puedan ayudarnos a asumir todo lo que está roto en nuestro interior y a encontrar la totalidad.

(Jean Vanier)

LA ORACIÓN QUE SE HIZO EL DOMINGO:

¡Gracias por tus donaciones!