Melodía del Manto de Nuestra Señora de Guadalupe

MusicaGuadalupe

 

 

Hace poco tiempo me enteré de que se había descubierto música en la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe mediante las estrellas de su manto. Posteriormente me entero que quien colaboró en la grabación y arreglos de dicha melodía fue Shafik Palis, a quien tengo el gusto de conocer a través de las iniciativas de evangelización que el SEÑOR me permite realizar.

Y es entonces que sentí una necesidad de darle “rostro” a la melodía a través de sencillas imágenes. Pedí permiso y aquí les presento el vídeo clip que he hecho. Adjunto la reflexión que he querido manifestar en las secuencia de las imágenes:

 

– La ciudad

Nuestra sociedad pasa por una noche profunda. Una noche que es causada por el profundo y rebelde rechazo de DIOS. Lo único que nos “ilumina” son luces artificiales, luces que nos hacen sentir “dioses” de nosotros mismos. La idolatría de la razón, del poder, del dinero ha infectado todos los ámbitos, y la misma Iglesia de CRISTO no es su excepción, antes bien, es el principal objetivo de Satanás.

 

– María

De pronto, aparece la mujer sencilla de Nazareth, esa que dijo: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí, según tu palabra” (Lc 1,38); La mujer que con su humilde pureza pisa la serpiente, y con su obediente abandono vence el orgullo del Dragón del Apocalipsis.

 

– Paisajes

Con su llegada todo lo va iluminando, pero no con su propia luz… Ella es como la Luna, que ilumina porque recibe la luz del Sol, de ese Sol de justicia, su hijo amado: JESÚS.

 

– Basílica & Eucaristía

En 1531 María se apareció al indio San Juan Diego, y su propósito fue el siguiente:

“Soy la siempre Virgen Santa María, Madre de el Verdaderísimo Dios, por quien se vive.. Mucho quiero que aquí me construyan mi templo, para allí mostrárselo a ustedes, enaltecerlo, entregárselo a Él, a Él que es todo mi Amor, a Él que es mi Mirada Compasiva…”

María es quien nos trae a su Hijo. Es la Virgen embarazada. Pero no nos lo trae como una mera idea, quiere un lugar dónde él se haga presente no sólo espiritualmente, sino en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, es decir, en la Eucaristía.

 

– Papa

Hay muchas fotografías de misas en la Basílica de Guadalupe, pero he querido colocar una con nuestro amado Juan Pablo II porque la misma Madre de DIOS pidió el consentimiento de las autoridades eclesiásticas del México del siglo XVI. Es como si nos reafirmara en la unidad de la Iglesia a través del sucesor de Pedro y de los apóstoles.

 

– Cielo

Al final unos niños corren hacia la luz. Es evidente que el fruto de recibir a María y a su Hijo Amado es la infancia espiritual. No, no hablo de infantilismo espiritual, sino de la infancia que nos remite a las virtudes de la humildad, de la pureza, de la inocencia, de la audacia, del abandono, etc… y todo con un propósito: El cielo, la salvación. Somos extranjeros en esta tierra, y todo cuanto hace nuestra Madre del Cielo por nosotros, es con la finalidad de configurarnos con CRISTO aquí en la tierra, para después gozar con ella de Él, en la plenitud de la vida eterna.

¡Gracias por tus donaciones!

Publicaciones Relacionadas