Mi pecado no tiene la última palabra…

“Dios no nos pedirá cuentas de las batallas ganadas, sino de las cicatrices de la lucha…”

(Padre Leonardo Castellani)
¡Gracias por tus donaciones!