Ni pecadores ni virtuosos empedernidos

“¡Oh, Jesús!, si es necesario que un alma que te ama purifique la mesa que ellos han manchado, yo acepto comer sola en ella el pan de la tribulación hasta que tengas a bien introducirme en tu reino luminoso… La única gracia que te pido es la de no ofenderte jamás…”

(Santa Teresa de Lisieux)
¡Gracias por tus donaciones!