Sacerdote, eres un flojo y maleducado

“A los sacerdotes se nos pide la humildad de aprender a no estar de moda, de ser realmente siervos de los siervos de Dios (…), para que los laicos, hagan presente, en todos los ambientes de la sociedad, a Cristo”
(San Josemaría Escrivá de Balaguer)

 

¡Gracias por tus donaciones!