Sin Silencio no temblarás de amor en la Santa Misa

“Se trata de participar en un misterio sagrado que nos supera infinitamente: el misterio de la muerte de Jesús por Amor al Padre y a nosotros.
Los cristianos tienen la imperiosa obligación de abrirse a ese acto tan misterioso que nunca podrán llevar a cabo ellos solos: el sacrificio de Cristo.
[…] la liturgia es una acción divina, una actio Christi, ante la cual se apodera de nosotros un silencio de admiración y reverencia.
La calidad de nuestro silencio es la medida de la calidad de nuestra participación activa”

(Cardenal Robert Sarah)

¡Gracias por tus donaciones!