¿Sólo hay que creer al que es coherente?

Imagen: Gustave Dore

Imagen: Gustave Dore

 

– La verdad objetiva no depende de su valides de quien la dice o proclama, sino de sí misma.

– Los santos no ignoraron la incoherencia de los miembros de la Iglesia. Simplemente desearon hacer la diferencia.

– El no creyente que se escandaliza con la incoherencia de un creyente, deja ver también su doble moral.

– Sólo la corrección de quien busca con limpio corazón vivir y permanecer en la verdad, es la que da frutos buenos.

 

¡Gracias por tus donaciones!